Publicado el Deja un comentario

PEQUEÑOS REPARTIDORES CON PAÑOLETA.

¿Recordáis esa historia mil veces contada en nuestros Grupos sobre los niños de Mafeking y sus bicicletas? ¿Os gustaría que indagáramos un poco para saber cómo podemos reciclar esta historia y convertirla en un jugoso extrajob? Vamos a verlo.

Seguro que las calles que rodean vuestro local, están llenas de pequeños negocios que cada sábado abren hasta el medio día. Pequeñas tiendas que están levantando su persiana mientras tu te pones la pañoleta mientras vas llegando al local de Grupo. Os contamos por experiencia propia que estos negocio están siempre a la búsqueda y captura de recursos que les ayuden a dar un buen servicio al cliente y que a la vez les ahorren unos euros. Y es que resulta que las empresas de mensajería suelen ser BASTANTE CARAS! Además, cuesta encontrar las que te hagan servicios de proximidad, dentro de la misma ciudad, o barrio.

¿Qué creéis que pasaría, si un Grupo de chavales serios, responsables y con recursos se ofrecieran a hacer los repartos más cercanos a un precio competitivo?

Pues ya os lo digo yo, que no os faltaría el trabajo. Quizás la oficina de enfrente necesite repartir un montón de cartas en un bloque cercano. Puede que la tienda de la esquina haga envíos y no pueda ir a correos mientras tiene la tienda abierta. A lo mejor, la mercería de dos calles más allá necesita recoger materiales del almacén…

Eso si, os vamos a dar algunos consejos de como afrontar este extrajob como un negocio serio:

1- Investigad si alguna empresa hace este servicio en vuestro entorno. Pueden pasar dos cosas: Que ya haya una empresa, o que no la haya. En el primer caso, genial, no entrareis en competencia con nadie. En caso de que ya exista este servicio, no os desaniméis, podéis usar sus tarifas como un punto de partida para ver por dónde se mueve el negocio y desde ahí, trabajar para mejorar el servicio ya sea bajando los precios o añadiendo valor.

2- Publicitadlo durante algunas semanas. Haced carteles y octavillas y repartidlos entre los comercios de la zona.

3- Tened un poco de paciencia. Puede que las primeras semanas no veáis demasiado movimiento, pero sí empezáis aunque sea con un cliente, seguro que el boca a boca, obra el milagro.

4- Sed extremadamente serios. Vuestros clientes son pequeñas empresas, y querrán saber qué sus recados están en buenas manos. Un despiste puede dar al traste con vuestras expectativas.

Si trabajáis bien y sois constantes, puede que los comercios se acostumbren a dejar los recados agrupados para el sábado. Ánimo, si os decidís a llevar a cabo este proyecto, no solo tendréis un beneficio economico, la visibilidad de vuestro Grupo en el Barrio aumentará y haréis piña con un montón de personas cercanas con las que podréis llevar a cabo multitud de proyectos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *